Tasar propiedad

¿Cómo manejar mejor el pie para comprar un inmueble?

El pie representa un porcentaje del valor total de la propiedad, el cual es financiado con los recursos propios del comprador. Es decir, con ahorros en dinero efectivo, inversiones u otros valores a su nombre.

Este varía según la entidad financiera pero por lo general está entre el 10% y 20% del valor de la propiedad. El banco evalúa diferentes factores, a fin de entender cuál es la capacidad de ahorro y de este modo, establecer el máximo financiamiento que podría otorgarle.

A partir de lo anterior, mientras mayor sea el porcentaje de pie a pagar, menos será el valor de las cuotas del crédito hipotecario. Del mismo modo, si la solicitud es por un período mayor, estas irán disminuyendo.

Para una toma de decisión eficiente, es importante considerar opciones para el financiamiento del pie de una forma más inteligente:

  1. Maximizar el uso del dinero ahorrado: si bien colocar los ahorros en instrumentos a plazo fijo, cuentas de ahorro con interés o fondos mutuos puede tomar algo de tiempo, resulta una fórmula muy segura para incrementar los recursos.
  2. Cuotas – compra en blanco o verde: adquirir propiedades en proceso de construcción permite varios meses o años para poder completar el dinero necesario. De este modo, no se acumula el valor de las cuotas del pie con el cobro del dividendo una vez entregado el inmueble.
  3. Créditos de consumo: pagar el pie con esta opción obtenida a través de otras entidades financieras puede implicar un sobreendeudamiento, pues es poco probable que el mismo banco otorgue ambos créditos. Esta alternativa es menos recomendable, pues puede traducirse en un problema su posteriormente no se tiene la capacidad de pago para ambas deudas.
  4. Pago en cuotas sin interés: también es una alternativa riesgosa, pues hay que tener cuidado de contar con la capacidad económica de pagar ambas deudas, en caso de que se unan las cuotas del pie con el dividendo.

Sea cual sea la decisión para el pago del pie, es de suma importancia evitar que se junten los pagos del mismo con los dividendos del crédito hipotecario. Por ello, lo ideal es hacer el mayor pago posible al momento de firmar la compra.

Además, se deben evaluar los proyectos inmobiliarios con empresas serias, a fin de garantizar la entrega a tiempo del inmueble negociado.

Publicaciones relacionadas

Que el trabajo desde casa no se convierta en un infierno

El aislamiento social ha sido la medida más efectiva a nivel mundial para evitar el contagio del COVID-19

Oportunidades inmobiliarias tras la crisis por pandemia mundial

Las consecuencias del Covid-19 afectó la economía nacional y mundial y la industria inmobiliaria no está exenta de esto.

COVID-19 y sus implicaciones en el sector inmobiliario

El significativo impacto de la pandemia generada por el COVID-19 en la vida de las personas.